Blog OFICIAL de la Real y Venerable hermandad Sacramental, Carmelitana, Fervorosa y Devota Cofradía de Penitencia de Nuestro Padre Jesús de la Misericordia, María Santísima de la Piedad, Santa Mujer Verónica y Santos Cosme y Damián

NUESTROS TITULARES

 NUESTRO PADRE JESÚS DE LA MISERICORDIA.


Antigua imagen de un nazareno.

La imagen del Nazareno con cruz de madera sobre su hombre existente en la Iglesia de la Divina Pastora, de autor anónimo, data de finales del siglo XVII, anterior a la construcción de la Iglesiaa, era de las llamadas de candelero según el informe realizado a petición de la Junta de Gobierno al hermano de la cofradía licenciado en bellas artes y escultor isleño Alfonso Berraquero García, como paso previo a la magnifica restauración realizada en 1996, recuperando la primitiva mascarilla de la imagen y tallandose un nuevo cuerpo.
Según la tradición oral de personas mayores del barrio a la imagen de Nuestro Padre Jesús de la Misericordia, título tomado desde que se funda la hermandad en 1957, se le conocía desde la antiguedad como el Cristo de los Navegantes o del Buen Viaje y  que procedía de la capilla Santa María- según algunos autores- del cercano castillo de san Romualdo. Investigaciones realizadas recientemente por el historiador local Fernando Mosig lo nombra como "Nestro Padre Jesús de las Lágrimas", advocación desconocida anterioremente.
En distintas épocas se le han efectuado diversas restauraciones, las más lejanas en los siglo XVIII y XIX. La realizada en 1957 por el gaditano Manuel Beret cuando se funda la hermandad, debido al abandono de la imagen. En 1958 días antes de la primera salida procesional por el escultor isleño Antonio Bey Olvera, en estas dos restauraciones la imagen sigue conservando aún su identidad. En 1.965 el imaginero sevillano Antonio Castillo Lastrucci somete a la imgen a una profunda restauración, se le sustituye el candelero que forma el cuerpo por otro de madera de forma redondeada, le retoca profundamente el pelo, la barba, perdiendose gran opcasión para volver la imagen a su estado primitivo. En la  noche del 2 de mayo de 1967 la imagen de Nuestro Padre Jesús de la Misericordia sufre las consecuencias de un incendio declarado en el altar por causa de una vela de promesa, salvándose solo el rostro. De nuevo vuelve al taller de Castillo Lastrucci, que se le talla un nuevo cuerpo, cabeza, manos y pies adaptándole la mascarilla que fue lo que se salvo del incendio. Nuevamenete se deja escapar otra oportunidad de volver a su estado primirivo.
En Junta celebrada el 5 de mayo de 1994, se nombra una comisión para afrontar definitivamente la restauración que demandaba la imagen, celebrándose varias reuniones sin llegar a cuerdo alguno. Tras varios años la Junta de Gobierno dirigida por el Hermano Mayor Diego Salado Marín decidiera efectuarle una definitiva restauración en el 1995. La comisión formada contacta con escultores que emiten sus informes hasta que la hermandad se decide por el presentado por Alfonso Berraquero García.
El 13 de julio de 1995, el Obispado emite el decreto aprobando la restauración en el estudio taller de Berraquero, con el que se extiende contrato para la realización de un nuevo cuerpo anatómico y un remozado rostro del Cristo.
 
El escultor isleño realiza un cuerpo nuevo, incluida la cabeza, que posteriormente debía de encajarle la mascarilla restaurada. El 4 de marzo de 1996 la imagen se traslada al taller del escultor para la recuperación de la mascarilla, dias antes se le había efectuado un minucioso estudio radiológico, en el que se observa  que el Señor presenta una mascarilla original, perfectamente diferenciada del resto de la cabeza. Cuando Alfonso disecciona, la madera encontrada es de ciprés, unas de las especies más adecuadas para la realización de imágenes y utilizadas antaño por escultores y tallistas.

Alfonso Berraquero estudia la mascarilla y un dato hace llegar a una conclusión. El escultor descubre que, originariamente, la faz de Cristo presentaba los ojos pintados y posteriormente había sufrido una restauración en las que se  le colocan ojos de cristal realizado con una tecnica utilizada a partir del siglo XVIII, dispuestos encima de los reales. Por todo ello Alfonso llega a la conclusión de que la mascarilla es una obra realizada un siglo antes, presumiblemente en la última década del siglo XVIII.

Una vez descubierta la mascarilla original, las tres partes implicadas en la restauración -parroquia, cofradía, y escultor- nos encontramos con una disyuntiva. Las intenciones pasaban por efectuar la restauración sin alterar la fisonomía de la imagen y evitar un trabajo de notable transformación física; se plantearon las dos opciones: ¿se realiza una restauración integral o se vuelve a retomar la misma que tenía?.  Las partes deciden unánimemente el respetar el hallazgo histórico artístico, la misma consideración se recibe del Vicario Judicial de la Diócesis , con fecha de 12 de marzo de 1996.
 
 
Alfonso se pone mano a la obra y con fecha de 24 de marzo concluye su trabajo, al día siguiente lunes 25 de marzo regresa al templo para el culto público entre la expectación de algunos, la curiosidad de otros y la emoción y fe indescriptible de los pocos -los miembros de la Junta de Gobierno y hermanos muy allegados- que colocamos al Señor de la Misericordia en su altar mientras musitabámos una oración entrecortada por anónimas lágrimas de fervor.
 
 

MARÍA SANTÍSIMA DE LA PIEDAD.

En Junta de Gobierno celebrada el 20 de marzo de 1975, se tomo el importantísimo acuerdo de efectuar un concurso de bocetos entre imagineros y escultores sevillanos, para tallar la imagen. La elección del escultor para tallar la imagen de María Sntísima de la Piedad fue tomada en Junta de Gobierno celebrada el día 10 de junio de 1975, se acuerda designar al joven imaginero sevillano Luis Álvarez Duarte para que llevase a efecto la talla. El 8 de noviembre fue trasladada a nuestra ciudad, siendo celosamenete custodiada durante un mes en el domicilio del por aquel entonces Hermano Mayor Florencio Collantes Pérez El 24 de noviembre de 1975 nos comunicaba el Obispado de la aprobación por la Junta Diocesana de Arte, para la que la imagen se pudiera bendecir, delegando el Sr. Obispo para este fin a nuestro Párrocco y Director Espiritual Rvdo. Padre José Mª Arenas Gil, fijándose la fecha de bendición, como había sido nuestro deseo el día 8 de diciembre, Festividad de la Inmaculada Concèpción. La ceremonia fue oficiada por el Rvdo. Padre José Mª Arenas Gil, y concelebrada con los Rvdo. Padres Pérez Cayetano y Guerrero Amaya, Coadjutor de Parroquia y Párraco de la Saagrada Familia respectivamente.
Una vez terminada la Santa Misa, comenzó el primer besamanos acercándose con gran devoción los asistentes a María Santísima de la Piedad, quedando la imagen expuesta durante todo el día siendo innumerables las personas que desfilaron por el templo de la Divina Pastora a rendirle homenaje.
 

SANTA MUJER VERÓNICA.

La primera imagen de la mujer Verónica, era de talla de las llamadas de candelero, se encontraba en posición de rodillas, con las manos extendidas cogiendo el lienzo de la Santa  Faz. Tallada por el imaginero gaditano Enrique Lainez Capote. Salió por primera vez en la estación de penitencia del Lunes Santo 11 de abril de 1960. Fue sustituida  en el año 1966  por la realizada por Castillo Lastrucci.
La nueva imagen procede del taller de Castillo Lastrucci de Sevilla, la realizó uno de sus discípulo José Fernández, es una imagen de cuerpo entero de figura redondeada.
El 2 de octubre 1978  la Junta de Gobierno acuerda restaurar la imagen de la Santa Mujer Verónica, la obra la llevará a cabo el escultor isleño Alfonso Berraquero García.
 

EL CIRINEO.

La talla de Simón de Cirene también procede  del taller de Castillo Lastrucci de Sevilla. En la ejecución de ella intervino el maestro, que incluso llegó a pintarla. Se talla en 1965/66 y sale en la Semana Santa del año 1966.
 

SANTOS COSME Y DAMIÁN.

 
La Hermandad da cultos a los santos Cosme y Damián en la Parroquia de la Divina Pastora, desde que estos fueron incluidos en título de la hermandad.
 
Los Santos Cosme y Damián son dos images pequeñas de escaso valor artísticos, eran de la extinta hermandad gremial de sanidad de dicho nombre, dichas imagenes fueron recuperadas por la Hermandad ya que estas se encontraban abandonadas y deterioradas en las dependencias parroquiales, estas fueron restauradas por la hermandad y colocadas en la casa de hermandad.
 
En el año 2011 por  decreto del obispado Cádiz-Ceuta y firmado por el Excmo. Sr. Don Antonio Ceballo Atienza, se hace la inclusión en el Título de la Hermandad a los Santos Cosme y Damián, que desde entonces se  Veneran en la Parroquia. Se celebra su fiesta el 26 de septiembre.